Sacos de dormir
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp

Los sacos de dormir tienen la finalidad de mantener una temperatura adecuada dentro de ellos para que no pases fríos extremos y termines por enfermarte y tener una mala noche.

Es importante que sepas qué tipo de saco elegir y cuál es la ventaja y desventaja de comprar uno de un material u otro. Existen diferentes sacos de dormir con diseños y tamaños variados. Esto te da la posibilidad de decantarte por uno que cumpla tus necesidades.

En esta guía de compra te explicaremos todo lo que debes tomar en cuenta antes de comprar uno. Y no solo eso, en las últimas líneas de esta guía encontrarás información muy útil sobre su cuidado y guardado.

Sacos de dormir Recomendados

Saco de dormir para bebés

Los bebés, por razones obvias, son más propensos a padecer del frío. Si vives en una zona fría o estás en una temporada del año con temperaturas bajas, es aconsejable que compres un saco de dormir para bebé. Con él lo podrás mantenerlo calentito y permitirle dormir por más tiempo.

¿Son buenos los sacos de dormir para bebés?

Desde hace mucho tiempo son utilizados este tipo de sacos porque ofrecen calor y mantienen tranquilo al bebé. Recuerda que mientras estaban en la barriga de la madre permanecían a temperaturas más altas. Por eso el frío no es de su agrado.

Saco de dormir para niños

Si vas a campar con niños es impensable no comprarles unos sacos de dormir. Ya que a pesar de tolerar el frío más que los bebés, siguen siendo personas indefensas. Asegúrate de darles confort a tus hijos y que disfruten la acampada.

Saco de dormir para adultos

En todo el artículo hemos hablado de los sacos de dormir, y nuestras sugerencias están más enfocadas en los adultos. Revisa líneas anteriores si algo no te ha quedado claro.

Saco de dormir para dos personas

Los sacos de dormir para dos personas son una excelente opción para una acampada en pareja. Dan un toque más romántico a la ocasión y… bueno, ya sabes qué más…

Saco de dormir para invierno

El invierno llega a ser muy peligroso para aquellos que no están bien protegidos. En el caso más común podrías sufrir hipotermia y en otros más graves congelamiento.

Comprar un saco de dormir para invierno siguiendo los consejos que te mencionamos anteriormente será tu mejor elección.

Saco de dormir para temperaturas bajo cero

Ya te explicamos los problemas para la salud de los climas fríos en invierno si no estás protegido. Pero no solo en invierno se puede dar el caso. Si vas a zonas congeladas, sin importar la estación del año, tendrás más probabilidades de congelarte si no te proteges adecuadamente.

Saco de dormir para verano

Los sacos de dormir en verano no necesitan tanta exigencia, aun así asegúrate de comprar el adecuado tomando en cuenta el clima donde vas a acampar. Porque a pesar de que no sufrirás congelamiento, sí que podrías tener hipotermia.

Para el verano puedes comprar un saco de dormir de tipo sábana o rectangular.

Saco de dormir ultraligero

El peso de los sacos de dormir es un factor importante dependiendo de la activad que vayas a realizar. Si te desplazarás en bicicleta tal vez quieras llevar una mochila más liviana. También si estarás a pie y en constante movimiento. En ambos casos te recomendamos comprar un saco que pese menos de 1 kilo.

Saco de dormir para perros

No pienses que porque tu amigo canino tiene pelo está complemente protegido del frío. Es un error muy común que comenten muchas personas, y terminan llevando al animal a acampar sin protección.

Es indispensable que compres un saco de dormir para tu mascota, sin importar la cantidad de pelo que tenga. También hay sacos de dormir de hogar para perros. Estos son útiles si quieres darle más comodidad al canino.

Fundas para Saco de dormir

Las fundas para los sacos de dormir son esenciales. Cuando compras un saco, por norma debe venir con una funda, pero si la pierdes o se te daña, intenta comprar una rápidamente.

La funda protege el saco y aumenta su tiempo de vida útil. Si la compras de compresión será mucho mejor.

Esterillas para Saco de dormir

Las esterillas para camping las debes llevar contigo independientemente del tipo de saco que compres. La funcionalidad de las esterillas térmicas es aislar la humedad y el frío entre el suelo y la persona.

¿Qué Saco de Dormir elegir?

A la hora de comprar tu saco de dormir debes tomar en cuenta tres cosas importantes: la temperatura del sitio donde vas a acampar y la temperatura del saco, el tipo de relleno del saco y el tipo de saco. También ten presente tus características personales, como por ejemplo si eres friolento o no. Si eres friolero vas a necesitar una protección mayor, ya sea del saco o de otras indumentarias camping que te pongas.

La temperatura del lugar y del saco de dormir

Cada sitio al que vayas a acampar tendrá diferentes temperaturas. Lo mejor es que primero las estudies y te vayas preparando. En el mercado los sacos ofrecen protección de tres rangos de temperaturas.

Te mostraremos todos los rangos y cuándo debes usar cada uno.

Temperatura de confort

La temperatura de confort tiene que ser tomada en cuenta especialmente por las mujeres que en promedio pesen 60 kilos. Esta temperatura garantiza a la persona dormir de manera confortable a temperaturas que rondan los -9 °C y 16 °C sin necesidad de utilizar ropas extras.

Temperatura límite de confort

La temperatura límite de confort, en cambio, tiene que ser tomada en cuenta especialmente por los hombres que en promedio pesen 80 kilos.

Un saco de este estilo ofrece protección contra el frío en temperaturas de -16 °C y 5 °C. Sin embargo, mientras más se acerca la temperatura a los -16 °C, comenzarás a sentir un poco de frío, por lo que es recomendable que utilices alguna ropa extra de refuerzo.

Temperatura extrema

La temperatura extrema es un caso aparte. Después de los -24 °C no hay una garantía de protección. Lo que ofrecen estos sacos es reducir los riesgos de hipotermia o congelamiento por al menos seis horas. Algunos sacos muestran en su etiqueta protecciones en temperaturas de –38 °C y -25 °C.

No te recomendamos tomar en cuenta la temperatura extrema de un saco de dormir. Esta medida ya es para casos extremos de sobrevivencia donde la vida de una persona está en riesgo de sufrir graves lesiones a causa del frío.

Rango de temperatura del saco

Materiales de relleno del saco de dormir

En el mercado se pueden conseguir sacos de dormir con tres tipos de rellenos diferentes: plumas, fibra y algodón. Los sacos de algodón no son muy recomendados a pesar de la suavidad que ofrecen. Por eso te sugerimos que elijas un relleno con plumón o fibra.

Sacos con relleno de fibra sintética

Por un lado están los sacos con rellenos de fibra sintética. Estos sacos los puedes utilizar para veranos y son considerados «3 estaciones».

Si al lugar que vas a campar se caracteriza por tener climas muy fríos, no es recomendable que compres un saco relleno con este material. De hacerlo tendrás que recurrir a un saco mucho más grande y pesado. Y no es necesario, ya que para eso están los sacos rellenos con plumas.

Sacos con relleno de plumas

Los sacos de plumas los puedes utilizar en climas muy fríos con temperaturas inferiores a los -5 °C. Este tipo de sacos son «4 estaciones». Los tienes que comprar siguiendo una serie de indicadores, como la calidad de las plumas y el porcentaje de plumas y plumón.

Calidad de las plumas (cuin)

El cuin es una medida de calidad de la pluma en relación con su volumen y peso. Esta medida puede oscilar entre los 500 cuin y 900 cuin o más. Mientras más alto sea el número, mayor calidad tendrá el saco de dormir. Como mínimo debes comprar un saco con 600 cuin.

Cabe destacar que el cuin no mide la calidad térmica del saco, es decir, que si compras un saco con 600 cuin va a proteger lo mismo que un saco de 800 cuin. La diferencia entre ambos es que el saco de 600 cuin necesitará más plumas para alcanzar la misma calidad de protección que el saco de 800 cuin. Esto implica que aumente su peso.

Porcentaje de plumas y plumón

Los sacos de dormir de plumas están rellenos con una combinación de plumas y plumones. Mientras más cantidad de plumón tenga mejor. Esta relación se ve reflejada de la siguiente manera:

  • 90/10
  • 80/20
  • 85/15

El primer valor lo que indica es que el saco tendrá 90% de plumón y 10% de plumas. Lo mismo sucederá con los otros dos valores. Como mínimo compra un saco que tenga un 80% de plumón.

Tipo de relleno de los sacos

Ventajas y desventajas del material: Plumas, Algodón o Fibra

Cada uno de los tres materiales de relleno tiene sus pros y contras.

Comenzaremos con los sacos de algodón. Estos tienen la ventaja de ser suaves, absorben bien el agua y son muy económicos. Y entre sus desventajas están su peso (mayor que el de fibra o plumas), la poca protección que ofrecen contra el frío y su baja calidad en comparación con el resto.

Ventajas del relleno de fibra

La ventaja principal de los sacos con relleno de fibra es su precio, que suele ser mucho más económico que los sacos de plumas. Este tipo de material también coge menos humedad, es más ligero y no tienes que preocuparte por cuidar las plumas. Es un tipo de relleno ideal para utilizar en verano.

Desventajas del relleno de fibra

Entre las desventajas de este relleno destaca que si buscas algo más caliente, tendrías que comprar un modelo muy grande y pesado. Calienta menos que un saco de plumas y es inadecuado utilizarlo en climas con temperaturas inferiores a los -10 °C.

Ventajas del relleno de plumas

Los sacos de plumas son ideales para utilizar en invierno y en climas muy fríos con probabilidad de sufrir congelamientos. Son más cómodos y calientes que los sacos de fibra. Otras ventajas que ofrecen son el confort, protección y un peso adecuado.

Desventajas del relleno de pluma

Lo sacos de plumas pueden llegar a costar entre dos y tres veces más caro que un saco de fibra sintética. También requieren un cuidado especial para no dañar las plumas. Pero dejando eso a un lado, son los mejores sacos de dormir del mercado.

Tipos de sacos de dormir

En las tiendas podrás conseguir tres tipos sacos de dormir muy comunes: sábana, rectangular y momia. Cada uno se adapta mejor a diferentes necesidades. Presta atención a las siguientes recomendaciones:

Tipo sábana

Los sacos de sábana permiten que te puedas introducir dentro de ellos, pero la protección que ofrecen por sí solos es muy pobre. Por tal motivo debes acompañarlos con otros accesorios, como un colchón hinchable o cama y una manta para arroparte.

Son muy ligeros y económicos. Su uso ideal es para refugios o acampadas de veranos con temperaturas no muy bajas. Suelen estar fabricados con algodón.

De forma rectangular

Los sacos de dormir con forma rectangular dejan más libertad de movimientos dentro de ellos y ofrecen más protección que el tipo sábana, así que puedes utilizarlos en la montaña o cualquier otra acampada que no sea realizada en invierno (a menos que el saco dé protección para esa estación del año).

Sus precios son muy accesibles y se pueden considerar un tipo estándar junto con los sacos de dormir tipo momia. La mayoría son diseñados con algodón o fibra sintética, pero hay modelos hechos con plumas.

Tipo momia

Por último se presentan los sacos tipo momias. Reciben este nombre por su forma: estrecho en la parte inferior y más ancho en la superior. Muy parecidos a los sarcófagos. Estos sacos tienen como objetivo ser funcionales en temperaturas bajo cero e incluso en temperaturas extremas inferiores a los -35 °C. Los materiales de fabricación que utilizan son las fibras sintéticas y las plumas.

Preguntas y Respuestas

¿Cómo enrollar y guardar un saco de dormir?

Como recomendaciones finales queremos mostrarte cómo debes enrollar y guardar un saco de dormir. Para lograrlo algunos campistas recomiendan no enrollarlo, porque de esa manera el saco puede perder sus características por un constante doblado en las mismas áreas.

Ya sea que prefieras enrollarlo o no, tienes que seguir las siguientes instrucciones.

  1. Pon el saco en horizontal en una superficie plana.
  2. Cierra la cremallera del saco.
  3. Saca todo el aire desde los pies a la cabeza.
  4. Mete el saco en la funda comenzando por los pies (si lo haces de forma contraria crearías una bolsa de aire).
  5. Comprime la funda poco a poco, primero un lado, luego el opuesto y así sucesivamente.

Algunos consejos finales para el cuidado del saco

Siempre abre el saco por completo y déjalo airear la mañana siguiente después de su uso. De esta manera lograrás eliminar la humedad que se haya producido por la transpiración.

Cuando transportes el saco, mételo en una bolsa plástica. Y guárdalo al final del bolso, en especial si el saco es de pluma. Un saco de pluma no vale de mucho si se moja, además de que su peso aumenta considerablemente.

¿Cómo guardar el saco de dormir en la casa?

Es importante que cuides adecuadamente el saco de dormir cuando llegues a tu casa. Siempre sácalo de su funda y ábrelo por completo, estíralo y deja que se seque la humedad. Cuando lo vayas a guardar no lo hagas en su funda. Puedes dejarlo tendido en el armario o en una bolsa más grande con un respiradero.

¿Cómo descansar más cómodo?

Ten un mejor descanso comprando unos colchones hinchables. Estas camas son muy cómodas y fáciles de transportar. En una acampada se hacen muy necesarias, por no decir indispensables. Y son un accesorio camping que todo campero debe tener.

Última actualización el 2019-09-22 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

💚 Ofertas que nos gustan

* Bajada de precios en productos que nos encantan.