VIAJE A LISBOA, COSTA ALENTEJANA, EL ALGARVE Y EL PARQUE NATURAL DE DOÑANA

Relato del viaje a Portugal para Fin de Año de los miembros del Club Hymer España

 

El día 27 de diciembre quince autocaravanas nos encontramos en el bonito Camping&Bungalows Orbitur Guincho (Cascais) para empezar nuestro viaje a través de la costa portuguesa.

El día siguiente visitamos la ciudad de Sintra, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, donde se pudo visitar el Palacio de Monserrate y sus jardines. De camino hacia Lisboa, visitamos el Cabo da Roca, con un acantilado de 140 metros, que además es el punto más occidental del continente europeo. Pasamos por Cascais, bonita ciudad turística en la que pudimos visitar la Boca do Inferno, donde el mar ha dejado su huella en las grietas de las rocas. Por la tarde nos dirigimos al Parque Municipal de Campismo Monsanto, ya en Lisboa, un magnífico camping en el que pernoctamos 2 noches.

El jueves 29 de diciembre nos vino a recoger al camping un autobús con una guía, para poder visitar la ciudad y explicarnos los principales monumentos y barrios turísticos. También tuvimos oportunidad de probar los típicos pastelitos del barrio de Belén. Por la tarde tuvimos tiempo libre para visitar la ciudad por nuestra cuenta.

El viernes partimos de Lisboa dejando atrás una bonita vista de la ciudad desde Almada, situada en la otra orilla del río Tajo. Iniciamos un recorrido por la Costa Caparica, con hermosas playas de dunas y visitamos el Cabo Espichel, con sus acantilados que los romanos ya habían llamado "Promontorium Barbaricum" dada su peligrosa ubicación. Seguimos camino por la Costa Alentejana hasta llegar a Porto Covo. Nos dirigimos a un parking autorizado frente al mar en donde pasaríamos la noche. Llegamos a la hora de la puesta de sol, cosa que hace que lugar sea todavía más bonito.

Acantilados de Cabo Cervoeiro
Al borde del mar en Porto Covo

El sábado 31 de diciembre partimos por la mañana hacía Vilanova de Milfontes, situada en la desembocadura del río Mira, con bonitas playas como la de Almograve, con impresionantes acantilados y alejada del bullicio. Visitamos Zambueira do Mar en donde empezamos a ver el contraste entre las arenas blancas y el basalto negro de los acantilados. Pasamos por Vila do Obispo, con su bonita iglesia Nossa Senhora da Conceiçao del siglo XVIII, seguidamente por los alrededores visitamos la playa Castelejo. Por la tarde nos dirigimos hacia el Cabo San Vicente, para poder disfrutar de la última puesta de sol del año y brindar para despedir el año 2011. Nos dirigimos hacia la localidad de Lagos, y celebramos la tradicional cena de Fin de Año.

Brindando por el Fin de Año en el Cabo San Vicente

El dia de Año Nuevo visitamos la ciudad y seguimos camino por la costa de Algarve, visitando diversas playas como Praia de Dona Ana, Praia do Camilo, Meia Praya... Visitamos la localidad de Alvor, bonita población pesquera de casas encaladas. También pasamos por Portimao, una bonita localidad marinera, y visitamos Praia da Rocha, constituida por una serie de pequeñas calas. Toda la costa está salpicada de pequeñas y encantadoras playas. Ya en Faro, capital del Algarve, visitamos su casco antiguo “Vila Dentro”. Por la noche llegamos a Pedras del Rei y allí pernoctamos en un parking autorizado, a los pies de Praya Barril.

El día 2 de enero partimos y pasamos por Tavira, localidad histórica con un casco antiguo remarcable. Después pasamos por Cacela Velha, una aldea situada en un acantilado. Desde este punto, y por la costa, entramos en España y nos dirigimos hacia la localidad de El Rocío, concretamente al camping La Aldea. Visitamos la aldea y podemos apreciar la curiosidad de que todas las calles son de tierra. Hacemos la visita obligada a la Virgen y vemos el fervor que despierta en las gentes del lugar.

Cacela Velha
Las autocaravanas de los miembros del club en el camping La Aldea, de El Rocío

El día 3 es el último día de viaje para algunos socios. Es oscuro todavía a las 8 de la mañana y nos viene a recoger un autobús acondicionado para visitar el Parque Natural de Doñana. La visita dura hasta las 12,30 horas. Es muy interesante y el guía, andaluz como no, pone la nota de alegría en sus relatos. Al regreso, los socios que ya tienen que partir para celebrar la festividad de Reyes en sus casas, regresan. Los que nos quedamos organizamos una cena de despedida en el restaurante del camping.